¿Nos dirigimos hacia una nueva medicina de la reproducción?

Ya se conocen los últimos datos disponibles en el ámbito de la reproducción humana asistida en España, correspondientes al año 2018. Representantes del Comité de Registro de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF) y del Ministerio de Sanidad se reunían online para presentar los últimos resultados. Este registro, como en años anteriores, se compone de los registros de actividad de fecundación in vitro con microinyección intracitoplasmática (FIV-ICSI), inseminación artificial y preservación de la fertilidad, y es de obligado cumplimiento para todos los centros de reproducción asistida desde el año 2014*.

Los resultados arrojan un aumento en 2018 en el número de centros de reproducción asistida en los que se realiza fecundación in vitro: han presentado sus datos 245 centros frente a los 239 que lo hicieron en 2017. Y eso es lógico, dado la proliferación de estos centros en los últimos años. Por este motivo, igualmente, ha aumentado el número de ciclos de tratamiento: un total de 149.337 ciclos en 2018, frente a 135.389 de 2017, lo que supone un incremento de un 10%, una tendencia que se mantiene a lo largo de los últimos años.

Pero ¿Cuáles han sido los cambios más importantes que se han producido respecto al año anterior?

Aunque han disminuido los ciclos de fecundación in vitro con ovocitos propios en un 6%, han subido los ciclos con donación de ovocitos un 15%. Esto nos plantea la cuestión de si ha aumentado la edad de las mujeres que se someten a estos tratamientos por retraso de la maternidad o por disminución de la reserva ovárica.

Aumenta el número de ciclos llamados freeze all, o con embriones/ovocitos congelados, frente a las transferencias en fresco. Los buenos resultados obtenidos con embriones y ovocitos congelados permiten programar los ciclos y las correspondientes transferencias, sin necesidad de realizarlas en fresco, es decir, en el mismo momento en que se extraen del ovario.

La tasa de partos en los ciclos se mantiene en un 25,8%. También continúa la tendencia a aumentar el número de transferencias de un solo embrión: han disminuido a un 12% los partos múltiples respecto a los datos de Europa.

El test genético preimplantacional se dispara

Sin embargo, si hay un dato importante que es necesario resaltar es el aumento de una técnica de reproducción asistida en auge: el PGT o Test Genético Preimplantacional. El Test Genético Preimplantacional detecta y previene la transmisión a la descendencia de enfermedades graves causadas por alteraciones genéticas y cromosómicas en los embriones, antes de su implantación, para lograr que los hijos nazcan libres de enfermedades hereditarias.

Esta técnica, que original y tradicionalmente se realizaba en pacientes que podían transmitir una enfermedad genética a sus hijos, ha ampliado sus indicaciones, de forma que se realiza en parejas con otro tipo de indicaciones: edad avanzada, fallos de implantación, abortos, o incluso en pacientes como una primera opción, para asegurar la transferencia de embriones sanos. En 2018 se han realizado un total de 5.410 ciclos de PGT, un 35% más que en el año anterior.

¿Ha aumentado el número de pacientes con indicaciones para esta técnica, o ha aumentado el ofrecimiento de esta técnica a los pacientes?

O, quizás estemos asistiendo al comienzo de una nueva medicina de la reproducción.

 

https://elpais.com/mamas-papas/2020-10-09/nos-dirigimos-hacia-una-nueva-medicina-de-la-reproduccion.html

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

47 + = 51