La salud de las mujeres se toma pocas veces en serio

Hoy se conmemora el Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres y me gustaría hacer una reflexión al respecto. Quizás sea por la edad, pero desde siempre, he oído expresiones como: “estarás así por la regla” … Aplicado tanto al mal humor, como a la tristeza, o a cualquier estado de ánimo fuera de la supuesta “normalidad” en que debemos estar las mujeres.

Sin embargo, nadie nos ofrece demasiada ayuda con problemas como la dismenorrea o la hipermenorrea. Tanto si nos duele a rabiar, como si tenemos abundante flujo, tenemos que intentar seguir con nuestra vida porque la regla no es una enfermedad. No debe afectarnos. Los ginecólogos todavía no han descubierto el remedio, y lo único que podemos hacer es atiborrarnos de analgésicos durante esos días, y llevar el bolso como si fuera una farmacia ambulante.

Para colmo, he visto spots publicitarios donde se alude a la dichosa frasecita. Como si no tuviéramos bastante con la realidad.

Con el tiempo, la cosa no mejora. Muy al contrario, va a peor. Se acaba la regla y empieza la menopausia. Incluso antes, en la llamada perimenopausia, a partir de los cuarenta y tantos, cuando comienzan los desarreglos menstruales. No sólo tenemos que aguantar los cambios que vemos en nuestro cuerpo, sino que tenemos que intentar acoplarlos a nuestra mente.

Cuando nos alegramos de que por fin haya acabado el suplicio mensual de la regla, poco a poco, nos encontramos con que, de repente, la temperatura ambiente sube como si nos encontráramos en un horno. O tienes escalofríos en pleno verano. O aparece un michelín donde antes no había nada. Y cuando pensamos que por fin nos podemos olvidar de los métodos anticonceptivos, tenemos tanta sequedad vaginal que intentamos evitar pensar que esa zona de nuestro cuerpo existe.

Los médicos hablan de calidad de vida. Las webs están llenas de anuncios de consultas de menopausia. La salud, según la definición de la OMS, “es un estado de bienestar completo, físico, mental y social y no simplemente la ausencia de enfermedad o incapacidad”

Pero lo cierto es que nunca se ha tenido en cuenta que para las mujeres es difícil alcanzar ese estado de bienestar completo, y que pocas veces se toma en serio los inconvenientes que sufrimos en cada una de nuestras etapas.

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 + 3 =